Estancias jesuíticas y fincas vitivinícolas, la clave del turismo de los valles Calchaquíes tucumanos

Publicado por on Sep 22nd, 2021 y archivado en Turismo. Sigue las actualizaciones de esta noticia mediante RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta a esta noticia.

El territorio tucumano alberga historias jesuíticas y de italianos que se enamoraron de este terruño para producir su propio vino. Un recorrido para conocer el turismo rural en Tucumán de la mano de la historia y junto a la naturaleza. Hay lugares donde se respira la historia. Y donde la brisa que acaricia los muros de antiguas galerías, pareciera relatar el paso del tiempo en tono de susurro. La experiencia de visitar, recorrer y hasta hospedarse en estancias históricas son parte de un viaje lleno de encanto que llega hasta el alma, cuando además uno puede dialogar con sus dueños y conocer detalles de hace tres siglos.Parte de esta experiencia se puede sentir al recorrer algunas de las estancias jesuíticas que pueblan la villa turística de Tafí del Valle, en Tucumán. El paso de la orden jesuita en 1718 dejó como testigos del tiempo los establecimientos construidos antiguamente.Sus muros anchísimos de adobe y piedra, dibujan el perfil de una arquitectura colonial que invita a conocer los detalles históricos de un territorio fundamental para el país. Pero en plan de vacaciones y descanso, seguir los pasos y conocer estos sitios son un sello romántico en el alma. Incluso hospedarse y compartir el aire de campo con el diseño y confort actual, convierten al viaje en una verdadera experiencia en medio de la naturaleza.

LAS CARRERAS Tal es el caso de la estancia Las Carreras donde Inés Frías Silva, parte de la familia original, administra el lugar donde ella misma pasó su infancia. Hoy, con piezas textiles de tejidos y bordados artesanales, confeccionados por artesanos de la región, expresan con exquisitez el arte textil que se combina con el paisaje que inunda la sala, desde los amplios ventanales que hacen de muro en cada habitación. Los muebles de maderas rústicas y tientos de cuero siguen una línea encantadora que forjan el aire distinguido que preserva cada rincón. Los más románticos podrán detenerse un instante durante el atardecer, en medio de sus patios interiores, cuando el silencio se interrumpe por el murmullo del agua que corre suave, por entre las acequias que alimentan el riego en el lugar.La historia de Tafí es mucho anterior a la llegada de los jesuitas y de los españoles. Tanto es así, que muy cerquita, en el pueblo de El Mollar, se encuentra el Parque de los Menhires, que son piedras de hasta dos metros de granito talladas, denominadas monolitos.En un ligero paso por las páginas de la historia se puede sintetizar que los vestigios son de la cultura Tafí hasta la llegada del Inca (1470), los españoles (1543) y hasta los jesuitas, de 1718 hasta 1767, cuando comienza lo que hoy se puede ver al recorrer las estancias jesuíticas.Desde San Miguel de Tucumán, por Ruta Nacional 38 y Ruta Provincial 307, se llega a esta villa turística de Tafí del Valle que da la bienvenida cuando el paisaje se abre con un suelo tapizado de verde y el espejo del dique La Angostura que refleja el cielo y se convierte en el paisaje ideal para los amantes de la adrenalina que disfrutan de los deportes náuticos. Estamos dentro de Tafí y su abanico de opciones entre los hospedajes, restaurantes y atractivos naturales, la convirtieron en un anclaje del turismo en Tucumán y del Norte argentino.Muchos saben que aquí se instaló la orden jesuítica y que desplegó hacia 1718, un conjunto de establecimientos productivos que quedaron en pie cuando la Orden fue expulsada del continente. Distintas familias tucumanas adquirieron estas tierras y hasta hoy se pueden ver las estancias Las Tacanas, La Banda, hoy Museo Histórico Nacional con su capilla; la estancia El Churqui; Los Cuartos y Las Carreras.

En aquella época los jesuitas trajeron entre sus ideas, la receta del queso “manchego” de la zona de canal de La Mancha, y en estas tierras se “argentinizó” y en lugar de leche de oveja se elaboró con leche de vaca, que continúa hasta nuestros días y que convirtió a este producto en los famosos “Quesos tafinistos”.La estancia Las Carreras tiene su marca en estos quesos con la letra “M” como la yerra, y quienes visitan el establecimiento pueden recorrer la quesería, conocer el proceso, el paso a paso del maestro quesero, y probar el producto final.La estancia tuvo hacia el 2001 su primera apertura al turismo, y como hospedaje, ampliaron un ala con nuevas habitaciones donde el diseño es tan cuidado que, si no comentan este dato, semeja tal cual el edificio original.Las cenas, los almuerzos, las meriendas son un despliegue de gastronomía criolla y regional con el toque gourmet que exige el lugar. Pero claro que, entre todas las historias familiares, aún perduran algunas costumbres de campo como una de las cabalgatas clásicas que realiza la estancia, convertida en un imperdible de este establecimiento. Hay senderismo y su cercanía con atractivos naturales la integran a las propuestas de turismo activo en toda la región.Si algún dato se le escapa, la clave está en recorrer el Museo de la Banda con su capilla, donde podrá conocer en profundidad la obra jesuítica y en plena villa veraniega, en la estancia  Los Cuartos, la propuesta es “Un viaje en el tiempo hacia 1910”, una experiencia que con las tecnologías contemporáneas, como utilizan museos de Barcelona, se logra conocer en profundidad la vida de las personalidades que desplegaron la vida en este sitio. 

LOS CUARTOS En la Estancia Los Cuartos, la propuesta es un recorrido en el tiempo que se convierte en una verdadera “experiencia” para todos los sentidos. Se diseñó una visita de unos 35 minutos donde intervinieron guionistas, músicos, escenógrafos, cineastas y actores todos, tucumanos. Los expertos le imprimieron el profesionalismo y encanto a esta propuesta. “Uno llega a Los Cuartos -cuenta Raquel Soaje, a cargo la estancia de su familia- y en grupos pequeños de hasta ocho personas, se les entrega a cada uno un dispositivo con auriculares, que pueden elegir escuchar en español o en inglés, donde se narran hechos, historias y anécdotas que transcurrieron aquí y que permiten conocer cada detalle del lugar”, dice y agrega que “está diseñado para que despierte la curiosidad de cada uno y desde los más chicos hasta los más grandes encuentran algún detalle de este recorrido que, sabemos, se convierte en una experiencia atrapante e intensa”.Claro que aquí, los visitantes pueden hospedarse en las cinco habitaciones originales con que cuenta el casco de la estancia Los Cuartos, donde también funcionó una quesería que ya no elabora quesos, pero fueron muy conocidos como los quesos tafinistos con su marca “Lc”, y que hoy integran este recorrido de interpretación de la historia. Los muebles, las prendas de hace dos siglos, los cuadros originales y hasta piezas de platería de colección con anécdotas de amor son parte de esta propuesta imperdible que conduce hacia el 1910, el primer aniversario de la Revolución de Mayo.

Cada establecimiento con su estilo, para conocer la producción vallista, también desde Tafí se accede a la Ruta del Vino de Tucumán, la cual se despliega durante todo el recorrido, a través de RP 307, luego un corto tramo de RP 357, y la RN 40. Y es que allí, donde una historia contemporánea invita a disfrutar de los cielos y el terruño calchaquí. 

FINCA ALBARROSA Hasta este lugar llegó en el 2010 Giacomo Spaini desde Italia  junto con su familia y se enamoraron de este terruño. Diseñaron su proyecto vitivinícola en unas 13 hectáreas con cepas Malbec y Cabernet Franc, luego con un Torrontés ligero. Hoy alberga unas 120 hectáreas al pie del cerro de La Mina (4762 msnm) donde, además, se construyó la Finca Albarossa con su hotel boutique, grandes galerías y una piscina. “Pusimos olivos alrededor del hotel porque está relacionado con este cultivo en Italia”, dijo en distintos medios el dueño, que desde el establecimiento, en el kilómetro 4282 de la RN 40, cerca de Colalao del Valle, de Amaicha del Valle y de la Ciudad Sagrada de Los Quilmes, producen sus vinos y las botellas se lucen con las etiquetas creadas por el artista tucumano Enrique Salvatierra.Además de la historia, los vinos, las fincas y las estancias, en este recorrido se conoce la Ruta del Artesano, en la que ceramistas, artesanos textiles, de madera y metales integran esta propuesta que hasta con travesías en 4x4, cabalgatas y senderismo se convierten en alternativas ideales para conocer la naturaleza de la región y además, llegar hasta el cielo, porque muy cerquita está Ampimpa sobre la Ruta Provincial 307, este pueblo que alberga al Observatorio Astronómico a tan sólo 24 Km. de la Ruta Nacional 40, uno de los mejores lugares del mundo para conocer los secretos del universo.

RECUADRO 1/Una travesía entre las yungas Desde San Miguel de Tucumán, por Ruta Nacional 38 y luego Ruta Provincial 307, se accede para llegar a Tafí del Valle para conocer las estancias jesuíticas y continuar viaje, donde durante la travesía pasará por el abra del Infiernillo (3042 msnm), camino hacia la exclusiva Finca Albarossa, sobre la Ruta Nacional 40 en los Valles Calchaquíes tucumanos. 

RECUADRO 2 /Un queso famoso Para los conocedores de los manjares como el queso, el conocido como “Manchego” es originario de la región de La Mancha aunque hoy se elabora en diversos lugares de España. Su elaboración es con leche de oveja de la raza Manchega, alto contenido graso, de color amarillento y cáscara dura. 

Mientras que el queso que hizo famoso Tafí del Valle, se elabora con la misma técnica pero con leche de vaca y las características son similares en cuanto al color y la consistencia. Hay queso “natural” pero también saborizado con las hierbas aromáticas de la región. En la estancia Las Carreras que desde 1779 es propiedad de la familia de Inés Frías Silva, se elabora esta receta de queso tafinisto que es uno de los atractivos para quienes visitan el establecimiento y sobre todo, Tafí del Valle.  

RECUADRO 3/Más datos:Estancia Los Cuartos:Visita al Museo Experiencia: “Un viaje al 1910”, $400 por persona con promoción para grupo familiar. (Huéspedes, gratis)Hospedaje desde $4500 la noche para dos personas (habitación base doble). 

Comenta la noticia


Directora: Cynthia Chiappari | E-mail: prensapuradigital@gmail.com | Whatsapp: (0294) 154247182 / Redes Sociales: Facebook// Instagram// Linkedin// Twitter// #DESDE 2010, CON VOS. INFORMÁNDOTE.

Acceder / Diseño web por Prensa Pura Digital