Productora Integral de Bs.As

En el mercado celebran la recalibración de las metas, pero advierten por subas en las expectativas de inflación

Publicado por on Dic 30th, 2017 y archivado en EL PAIS Y EL MUNDO. Sigue las actualizaciones de esta noticia mediante RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta a esta noticia.

Luego del anuncio del equipo económico encabezado por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, de la suba de las metas de inflación para los próximos dos años y la postergación a 2020 de la meta del 5% anual, los especialistas se debaten por el impacto real que va a tener en la inflación.

Por un lado, un grupo amplio de analistas y economistas apoyan el cambio de la meta como el fin de una inconsistencia macro entre la exigente política monetaria y la más laxa política fiscal, tanto por las metas más realistas como por la renuncia del Tesoro a financiarse con emisión monetaria; pero no dejan de advertir la ambigüedad en el mensaje sobre la independencia del Banco Central.

Consultado sobre el nuevo escenario económico, el economista y director de FyE Consult, Hernán Hirsch señaló que “La inflación va a bajar menos que antes, la credibilidad del Banco Central, que permitió reducir la inflación en 4/6% anual en 2006 y 2007 va a desaparecer. Eso va a pesar a futuro en la política de desinflación del gobierno.

“Y cualquier ajuste cambiario con un Banco Central menos creíble y menos comprometido con la meta de inflación va a generar más inflación”, aseguró Hirsch.

 ‘Cualquier ajuste cambiario con un Banco Central menos creíble y menos comprometido con la meta,  va a generar más inflación’, aseguró Hirsch. ‘La señal no fue que se fortalecía la independencia del BCRA’, coincidió Spotorno.

“La señal no fue que se fortalecía la independencia del BCRA”, coincidió el economista en jefe de la consultora de Orlando Ferreres, Fausto Spotorno. “Lo que sucedió es la confirmación definitiva de que la política se cargó al Banco Central: no hay más Banco Central independiente”, sostuvo Diego Giacomini.

Sobre el punto del recorte del financiamiento del gasto público con emisión, todos los consultados lo celebraron como un punto remarcable que da aire al Banco Central para no necesitar una meta tan exigente.

“Es cierto que la tasa puede bajar un poco sin que eso signifique un cambio en la política monetaria porque una de las cosas que se anunció fue que el Banco Central ya no va a ser intermediario en tanta magnitud del financiamiento del Tesoro en la medida en que éste consiga su propio financiamiento con Letes. Esto haría que el Banco Central tenga menos demanda por sus Lebacs”, explicó Martín Kalos, director de Epyca Consultores.

“Si bien es cierto que se redujo el financiamiento al Tesoro, no les quedaba otra: el financiamiento al tesoro para el 2018 implica un aumento de casi el 15% de la base monetaria, que es la meta que establecieron. Si después en 2019 tiene que ser 10%, tenía que bajar el financiamiento al Tesoro”, agregó Spotorno.

No obstante, a todos los consultados les preocupó que el Banco Central afloje demasiado rápido la tasa, no solo porque el Banco Central perdió reputación, sino porque buena parte del trabajo que llevó las expectativas para 2018 a la zona del 16,5%, podría caerse por la borda.

“Si baja la tasa sensiblemente creo que la inflación podría subir”, advirtió Spotorno. Y en efecto en la primera jornada tras el anuncio, en el mercado secundario de Lebacs las tasas cayeron un promedio de 180 puntos básicos -como mostró el analista de mercados Nery Persichini-. Lo suficiente para levantar sospechas sobre lo que podrán informar los próximos Relevamientos de Expectativas de Mercado (REM), en particular el que se dé a conocer en febrero.

Giacomini fue más extenso en su explicación: “Hay un grave error de diagnóstico si cambian la meta y piensan que todo sigue más o menos igual. El cambio en la meta va a precipitar dinámicas de cambio en otras variables: van a cambiar las expectativas de inflación, la trayectoria de la inflación va a ser otra y también va a ser otra la trayectoria del tipo de cambio. Lo que están haciendo es subirles el piso a las expectativas de inflación y del dólar”.

Giacomini explicó que el cambio de meta con y la baja de tasas ‘van a precipitar dinámicas de cambio en otras variables: las expectativas de inflación, las trayectorias de la inflación y de tipo de cambio’.

En este sentido lo respaldó Kalos: “La meta que se pautó entre el Banco Central y el Ejecutivo coordinados es menor a las expectativas de inflación que venían teniendo en el mercado. Y estas expectativas ya estaban presuponiendo que la política monetario férrea del Banco Central iba a continuar el año que viene. Con lo cual no hay espacio en ese sentido para bajar la tasa de interés, a menos que estemos claramente en un sendero de desinflación ya tendiente al 15%”.

Por último, Giacomini sumó una advertencia adicional: “Más van a elevarse las expectativas de inflación si como dijo el señor Marcos Peña se bajan las tasas de interés para incentivar más el crédito, cuando fue precisamente la incentivación artificial del crédito lo que aceleró la inflación e impidió el cumplimiento de la meta”.

Comenta la noticia

PONE PLAY Y MIRA TODO EL DEPORTE

Directora: Cynthia Chiappari | E-mail: prensapuradigital@gmail.com | Teléfono: (0294) 154.247182 /Comercial: Fernanda Castro (011) 1558410575

Acceder / Diseño web por Ergonet