Caputo anunció que tomará US$ 43 mil millones y ya advierten por la velocidad que crece la deuda

Publicado por on Dic 31st, 2016 y archivado en EL PAIS Y EL MUNDO. Sigue las actualizaciones de esta noticia mediante RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta a esta noticia.

5866cf932feed_660_360En una conferencia de prensa supervisada por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el futuro primer Ministro de Finanzas Públicas, Luis Toto Caputo, confirmó que el Gobierno saldrá al mercado internacional con una nueva partida de bonos antes de que asuma el poder Donald Trump.

Prat Gay quería tomar 5.000 millones de deuda en enero y ahora Caputo redobla la apuesta y buscará conseguir un monto que aún no precisó, pero podría trepar a los 10.000 millones de dólares aprovechando que el riesgo país volvió a sus niveles previos a los del sorpresivo triunfo electoral del próximo presidente de los Estados Unidos.

Durante la rueda de prensa, Caputo confirmó que “entre la segunda y tercera semana de enero” se colocará un bono en los mercados internacionales, que podría ser en varios tramos. Y aunque no precisó la tasa de corte esperada, destacó que “estamos en el mismo nivel de tasas que antes de las elecciones” de los Estados Unidos.

El actual secretario de Finanzas indicó que “la recomendación de los bancos (a los cuales consultó el Gobierno y cuyos nombres no reveló) es ir tal vez a los mercados en enero y estamos analizando esa alternativa». De corroborarse el plan de Trump de acelerar el gasto público, temen que los países emergentes vuelvan a enfrentar una suba de la tasa de interés.

Esta sería la primera emisión de un total de 43.000 millones de dólares que se colocarán en 2017. De estos, 21.000 millones serán para refinanciar deuda ya vigente y los restantes 22.000 millones de dólares para financiar déficit fiscal, lo cual consideró como “un error enorme”. El mismo Macri aseguró esta mañana que “No se puede tomar deuda eternamente”.

22.000 millones de dólares para financiar déficit fiscal, lo cual Caputo consideró como ‘un error enorme’. El mismo Macri aseguró que ‘No se puede tomar deuda eternamente’.

No obstante, con una estrategia de reducción gradual del déficit que promete equilibrio fiscal recién en 2021, por los próximos tres años el Gobierno seguirá financiando déficit con deuda. Es la idea de Macri y el coordinador del gabinete económico, Mario Quintana, hombres que hicieron buena parte de sus carreras empresarias apalancándose sobre deudas.

Por eso, Caputo buscó llevar tranquilidad sobre la sustentabilidad de la deuda. Según precisó, la deuda que tiene la Argentina “con el sector privado y los organismos multiulaterales” representa “el 25 por ciento” del Producto Bruto Interno (PBI), y aseguró que es “menos de la mitad de Brasil y sustancialmente menor a la de cualquier país de América Latina”. A la vez que aclaró que el total de la deuda pública argentina asciende hoy al 54 por ciento de PBI, si se computan también las colocaciones del Estado con otros organismos públicos locales.

Al respecto, proyectó para 2020 que el nivel de deuda de la Argentina con “privados y organismos multilaterales” trepará al “33 o 34 por ciento del PBI”, mientras que la deuda total será del orden del “60 por ciento del PBI”.

Sin embargo, en el mercado la velocidad de emisión de la deuda preocupa si no se logra reducir del 33% al 22% la expansión nominal del gasto para cumplir la meta fiscal de 2017. «En 2018 es probable que la deuda sobre PBI supere el 80%», advirtieron en el Citi en un informe de noviembre.

Y advierten que para analizar la sustentabilidad de la deuda externa, concebida como las obligaciones en moneda extranjera, más importante comparar la deuda sobre las exportaciones y no sobre el PBI. En 2015, la deuda pública brasileña era en 4,4% de sus exportaciones, en 2016 subió a 4,8% y en 2017 en el Citibank la estiman entorno al 5,2%.En el caso argentino, la deuda pasó del 13,3% de sus exportaciones en 2015 al 24,5% en 2016 y se estima que trepe al 26% el año próximo.

En el mercado advierten que la sustentabilidad de la deuda depende de su relación respecto de las exportaciones. ‘Desde ese punto de vista, la deuda argentina da más alta que la de Brasil’, explicó el consultor Matías Surt.

“Cuando ves la capacidad de pago, lo importante es observar la generación de divisas, las cuales pueden ser de origen comercial o financiero. Si son del segundo tipo, la proporción de deuda se mantiene estable pero no se está pagando deuda sino emitiendo deuda nueva para pagar deuda vieja. Lo más sano en términos macroeconómicos es generar recursos genuinos mediante exportaciones. Desde ese punto de vista, la deuda argentina da más alta que la de Brasil”, explicó el consultor de Invecq, Matías Surt.

“Podés tener crecimiento hacia adentro, pero sin comercio exterior, no tenés los medios para afrontar los compromisos en moneda extranjera. No obstante, un aspecto positivo de la deuda argentina en relación a la de Brasil es que durante el kirchnerismo la mayor parte de la deuda la pasó de manos privadas a públicas lo que da mayor flexibilidad a los vencimientos porque en definitiva se debe plata a sí mismo”, agregó el consultor.

“En Invecq, no vemos un giro a la ortodoxia en el Gobierno, sino continuidad del gradualismo con la creación de un Ministerio de Finanzas Públicas exclusivamente encargado de la emisión y la administración de deuda con la que financiar el déficit. La programación fiscal, si la pueden cumplir, va a hacer que las necesidades de financiamiento sean cada vez menores. En el mercado internacional si ven que cumplís, no va a haber corrimiento de tasas para Argentina, salvo las que provengan de un movimiento como el efecto Trump que afectó a todas las economías emergentes”, concluyó Surt.

Comenta la noticia


Directora: Cynthia Chiappari | E-mail: prensapuradigital@gmail.com | Whatsapp: (0294) 154247182 / Redes Sociales: Facebook// Instagram// Linkedin// Twitter// #DESDE 2010, CON VOS. INFORMÁNDOTE.

Acceder / Diseño web por Prensa Pura Digital