Trucos para que la calefacción no abulte las boletas de luz y gas

Publicado por on Jun 30th, 2011 y archivado en Cultura. Sigue las actualizaciones de esta noticia mediante RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta a esta noticia.

Sociedad>>>

Elegir bien el equipo, saber ubicarlo y usarlo lo necesario, claves para gastar menos.

Cada vez que llegan son capaces de derretir hasta la ola polar. Las facturas de luz y de gas son un mal inevitable en invierno. Sin embargo, usando bien las estufas y tomando algunas precauciones, se puede evitar que el calor de hogar se convierta en un incendio en las billeteras.
En nuestro país las tarifas de gas y de luz están subsidiadas. El m3 de gas cuesta alrededor de $ 0,10 y alcanza para producir 9.300 kilocalorías. En el caso de la electricidad el kilowat hora cuesta $ 0,04. “Por rendimiento, casi siempre es más barato calefaccionar a gas”, afirma Angel Porfiri, ingeniero especializado en energía.

Pero todo depende de las características de los ambientes y del modelo de calefactor que se elija. “Los electrodomésticos tienen una graduación que va de la A a la G”, explica Alberto Lippi, vocero de Edenor. La A es la que menos energía gasta y cada letra agrega un 20% de consumo. “Siempre hay que consultarloa antes de comprar. A veces, por aprovechar una oferta, no se tiene en cuenta el costo mensual que va a tener ese producto”, advierte Lippi.

Ahora, si no hay necesidad de comprar un equipo nuevo, ¿cómo lograr que los que ya tenemos gasten lo menos posible? Un consejo es calentar los ambientes un rato antes de ocuparlos. Por ejemplo, encender a término medio las estufas o el split del dormitorio mientras se cena, luego bajar al mínimo y dejarlo así toda la noche.

El Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) recomienda calefaccionar los ambientes a 20 grados. Sin embargo, los especialistas en calefacción dicen que la temperatura que le resulta más agradable a la mayoría de la gente son los 25.

Luis Caferatta, gerente comercial de electrodomésticos Liliana, da algunos consejos: “Colocar las estufas debajo de las ventanas, porque el vidrio es menos térmico que la mampostería y el calor que disipa la estufa forma una pared térmica entre la ventana y el exterior. Y evitar corrientes de aire si son directas desde el exterior”. Otras recomendaciones: apagar los equipos cuando no hay nadie en los ambientes y evitar abrir las ventanas cuando están en funcionamiento, ya que el aire frío hace que el termostato no corte y los equipos trabajen al doble.
Fabiola Rodrígues, de Asuntos Públicos de Metrogas, aporta otra sugerencia para controlar el consumo: “Cuando un ambiente se calefacciona demasiado, no es conveniente abrir para la ventana para regular la temperatura, sino apagar las estufas y dejar que la temperatura se regule sola”.

Porfiri asegura que hay que pensar en la calefacción desde el momento en que se diseña una casa. “Hay una cantidad de medidas que se pueden tomar para disminuir el consumo de energía, como el doble vidrio en las aberturas o las cámaras térmicas en las paredes, y evitar la orientación Sur en los ambientes”. Un punto más para no incendiarse cada vez que llegan las boletas.

 

Comenta la noticia

Publicidad

Últimos comentarios


Directora: Cynthia Chiappari | E-mail: prensapuradigital@gmail.com | Whatsapp: (0294) 154247182 / Redes Sociales: Facebook// Instagram// Linkedin// Twitter// #DESDE 2010, CON VOS. INFORMÁNDOTE.

Acceder / Diseño web por Prensa Pura Digital