Productora Integral de Bs.As

Alfabetizan a travestis para que puedan dejar la prostitución

Publicado por on Abr 4th, 2011 y archivado en Cultura. Sigue las actualizaciones de esta noticia mediante RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta a esta noticia.

Funciona en la Biblioteca Popular Crisálida, de Tucumán desde febrero.

Discriminación, deserción escolar, desocupación, prostitución: es el camino que sufre la gran mayoría de las travestis y transexuales, y que llevó a la Biblioteca Popular Crisálida, de Tucumán, a abrir un centro de alfabetización destinado a ese grupo. Es el primero en todo el país y funciona desde el 16 de febrero, dentro del Programa Nacional de Alfabetización.

Por iniciativa de Área Queer NOA, en 2005, 2007 y 2009, 563 travestis, transgéneros, transexuales y transformistas de Tucumán respondieron a un cuestionario donde se les pidió detalles sobre educación, vivienda, vínculos familiares, ingresos, prostitución, salud, violencia e identidad. Las respuestas mostraron que discriminación y desarraigo son las principales causas de la deserción escolar, lo que a su vez limita las posibilidades laborales y las confina a la prostitución (el 90% de las encuestadas).

Cuanto menor es el nivel de formación logrado, mayor es la dependencia de la prostitución como fuente de ingresos: casi el 90% de quienes tienen primaria incompleta; el 86,7% de quienes la completaron; y el 81,4% de las que terminaron el secundario.

“Una chica repitió seis veces primer grado, con una docente que se reía y la maltrataba, porque ya era evidente su identidad de género” , cuenta Gustavo Díaz Fernández, de Crisálida. Como muchas otras, siendo adolescente sufrió la expulsión de su hogar, y no sólo quedó fuera del sistema educativo, sino también del de salud. Pasó a ser otra chica más que no podía leer los folletos sobre VIH-sida, ni los mensajes de texto de su celular.

“Cuando advertimos que las que accedían al secundario y a la universidad eran las que menos se enfermaban, vimos que la educación era el factor que transformaba sus vidas” , señala Díaz Fernández. Ese fue el origen del centro de alfabetización, que las alberga los miércoles y jueves de 16 a 18 en El Árbol de Galeano, un local que a la noche funciona como pub.

Con el respaldo de la senadora Beatriz Rojkes de Alperovich desde la Red de Mujeres Solidarias, el “curso” dura cinco meses. Aprenden a leer, escribir, hacer operaciones matemátias y reciben, además, charlas sobre salud y género, ya que“a veces terminan asumiendo una imagen que responde al estereotipo machista de la mujer como objeto” , explica Díaz Fernández.

La alfabetizadora, Gabriela de la Rosa (26), conoce en carne propia las mutilaciones de la discriminación. Concluyó el secundario por la noche, donde era menos hostigada, y comenzó el profesorado de inglés en la Universidad Nacional de Tucumán; hasta que el acoso de una profesora la hizo abandonar.

“Me interesó ayudar a otras chicas que pasan por lo mismo que yo –cuenta–.

Me gustaría tener la posibilidad de hacer un terciario y enseñar, pero todos se cursan por la noche, y a la noche, tengo que trabajar” . Gabriela no es la excepción: también ella se gana la vida en la prostitución, porque “si sos trans, no te dan trabajo” . El entusiasmo de sus alumnas la estimula.

“Muchas tienen ganas de progresar. Podrán tomar un colectivo por su cuenta. No hay cosa más linda que manejarse por cuenta propia sin depender de nadie”.

Como el cupo máximo es de 10 estudiantes, 27 chicas quedaron sin inscribir, aunque ya tenían algún conocimiento de lectoescritura.

“Aspiramos a que, al concluir el módulo, podamos abrir otro para que completen la secundaria –anticipa Díaz Fernández–.

Instaremos a que el Estado abra otros centros de alfabetización para la comunidad trans, ya que es el Estado el que debería estar dándole respuestas” .

 

Comenta la noticia


Directora: Cynthia Chiappari | E-mail: prensapuradigital@gmail.com | Comercial: (0294) 154247182 // #DESDE 2010, CON VOS. INFORMÁNDOTE.

Acceder / Diseño web por Ergonet