Preadjudicación de Chihuido I

Publicado por on Jun 7th, 2010 y archivado en LOCAL Y REGIONAL. Sigue las actualizaciones de esta noticia mediante RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta a esta noticia.

Lo anunció la presidenta Cristina Fernández de Kirchner al gobernador Jorge Sapag, durante un encuentro que mantuvieron  la semana pasada en la Casa Rosada, en Buenos Aires. El aprovechamiento multipropósito sobre el río Neuquén tendrá una inversión superior a los 1.500 millones de dólares. 

 

El jueves pasado, a las 16, en una conferencia de prensa en el salón Sur de la Casa Rosada, en Buenos Aires, el gobernador Jorge Sapag y el subsecretario de Recursos Hídricos de la Nación, Fabián López, anunciaron la preadjudicación de la construcción del complejo Chihuido I a la unión transitoria de empresas conformada por Electroingeniería SA; Constructora OAS  LTD; CPC S.A.; Hidrocuyo S.A. y Rovella Carranza S.A. Minutos antes, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner confirmó la novedad al mandatario neuquino, durante un encuentro que mantuvieron en el despacho presidencial, acompañados por funcionarios provinciales y nacionales.
 
La firma preadjudicataria tendrá a su cargo la financiación, elaboración del proyecto ejecutivo, construcción, operación, mantenimiento y explotación del aprovechamiento multipropósito Chihuido I. El dato original en este proceso es que, al cabo de los 15 años de concesión, el complejo pasará en su totalidad a ser propiedad del Estado neuquino.
 
Al inicio de la rueda de prensa, el gobernador recalcó que, «con esta preadjudicación, las empresas pueden ir rápidamente a buscar el financiamiento» para iniciar la construcción de la presa. Auguró que, teniendo en cuenta la veda climática, «las obras tendrían que estar comenzando en noviembre o diciembre».
 
A su turno, López recalcó que la construcción de Chihuido I será posible por «el trabajo conjunto y federal» entre la Nación y la provincia. Recordó que, como el gobierno nacional no tiene jurisdicción sobre los ríos, se necesita de un trabajo coordinado para este tipo de obras, por lo que este complejo hidroeléctrico «es un caso paradigmático» para toda la república.
 
El presidente de la empresa Emhidro SEP (Emprendimientos Hidroeléctricos Sociedad del Estado Provincial del Neuquén), Elías Sapag, también participó de la conferencia. Destacó que Chihuido I «es la primera gran obra hidroeléctrica en 30 años» no sólo para Neuquén «sino para el país».
 
Según se indicó, la preadjudicación fue resuelta por unanimidad por el directorio de Emhidro SEP, de acuerdo con el orden de mérito y según las pautas del pliego de bases y condiciones que se difundió durante la convocatoria pública a inversores para la presentación de las ofertas técnico-económico-financieras para el proyecto.
 
Se espera que la construcción del complejo sobre el río Neuquén demande unos 3.000 puestos de trabajo directos y 1.500 indirectos. Además, otorgará mayor seguridad, mejor abastecimiento y más energía a los pobladores aguas abajo. 
 
Reunión con la presidenta
 
Antes del anuncio a la prensa, Jorge Sapag se reunió con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en su despacho de la Casa Rosada. El gobernador neuquino asistió acompañado por Elías Sapag, y  el secretario de Estado de Recursos Naturales y Servicios Públicos, Guillermo Coco; entre otros.
 
También participaron del encuentro el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli; el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido; el secretario de Energía de la Nación, Daniel Cameron; el diputado nacional Hugo Acuña y la senadora nacional Nanci Parrili.
 
Sobre la oferta de la preadjudicataria
 
El monto final de la obra asciende a 5.687.876.717,00 pesos (1.526.124.834,00 dólares). La preadjudicataria mantuvo el aporte total ofertado de la financiación del BNDES (Banco Nacional de Desarrollo de Brasil) por un monto de hasta 729 millones de dólares y del BANCOR como estructurador de una asistencia financiera por un importe de hasta 302 millones de dólares (dentro del cual se incluyó un crédito puente de 150 millones de dólares del Banco Macro). El resto de la inversión se completará  con aportes del Estado Nacional.
 
Esas asistencias financieras incrementaron la participación del aporte de la empresa oferente a un  67,55 por ciento. Como resultado de ello, el aporte de fondos del Estado nacional se redujo en 138.120.080 pesos, es decir, un 2,78 por ciento.
 
Además, la UTE mantuvo la tarifa ofertada de Cargo Variable por Venta de Energía de 8 dólares por megawatt hora y de Cargo Fijo por Disponibilidad de Potencia de 17.871,91 dólares por megawatt por mes, que resulta en un valor monómico de 86,0645 dólares por megawatt hora. Este valor permite recuperar la inversión del aporte privado y mejora las condiciones de recuperación de la inversión realizada por el Estado Nacional.
 
Antecedentes del proyecto
 
Chihuido I es una obra proyectada en la década de 1970 por la empresa estatal nacional Agua y Energía Eléctrica. La idea fue abandonada en 1987 y retomada por la provincia del Neuquén 20 años después. El objetivo principal del proyecto es otorgar seguridad a las ciudades y localidades asentadas aguas abajo del río Neuquén -una población estimada en 700 mil habitantes en la actualidad- mediante la contención de la crecida máxima probable.
 
En un principio, se calculaba en 11.500 metros cúbicos por segundo el caudal máximo del río Neuquén entrando en Portezuelo Grande, pero los datos surgidos de las últimas crecidas establecieron un caudal máximo de 25 mil metros cúbicos por segundo. La presa proyectada es capaz de contener ese volumen de agua, una estimación hidrológica realizada luego de las crecidas registradas en 2006 y 2008.
 
En segundo lugar, se trata de incorporar energía hidroeléctrica al sistema interconectado nacional y, como tercer objetivo, desarrollar una amplia zona en el centro de la provincia en los aspectos agroindustrial, turístico, de comunicaciones e infraestructura.
 
El 5 de diciembre de 2007, antes de asumir la gobernación, Jorge Sapag se reunió en Buenos Aires con el entonces presidente, Néstor Kirchner, para lograr el respaldo a la construcción de Chihuido I. Unos meses más tarde, el 26 de mayo de 2008, el gobierno provincial suscribió un acuerdo con Nación en la Casa Rosada para licitar la obra.
 
El 18 de junio de ese año, Jorge Sapag inició el proceso licitatorio  con un acto en Neuquén, en el que presentó el proyecto y realizó formalmente una convocatoria a inversores interesados en Chihuido l.  Los pliegos del llamado a manifestación de interés estuvieron a la venta entre del 23 de junio al 31 de julio y fueron adquiridos por 11 empresas.
 
El 6 de octubre de 2008, se abrieron los sobres con las propuestas de las empresas interesadas en la construcción del complejo. Se presentaron cinco oferentes: una  unión transitoria de empresas conformada por Iecsa, Pampa Energía  y Camargo Correa; otra integrada por Electroingeniería, Constructora OAS e Hidrocuyo; otra que reunía a Roggio, Corsan-Coviam, Esuco y Duke Energy; una cuarta formada por José Cartellone Construcciones Civiles y Odebrecht; y  la compañía Industrias Metalúrgicas Pescarmona en forma individual.
 
Durante el mismo acto, además, se firmó un convenio para constituir la comisión evaluadora que se encargaría de precalificar a las empresas oferentes y evaluar técnica y económicamente su propuesta. Fueron elegidos Elías Sapag, Ricardo Cazeneuve y Juan Carlos Nayar por la provincia, más Luis Giovine y Juan Luchilo por la Nación.
 
Unos días más tarde, el gobernador Jorge Sapag informó públicamente que había obtenido «el compromiso de Nación» de incorporar las garantías financieras para Chihuido I en el presupuesto nacional.
 
El 11 de junio de 2009, se abrieron los sobres con las propuestas técnicas, económicas y financieras para la construcción del aprovechamiento. En esta etapa se presentaron cuatro oferentes: la unión de Benito Roggio e hijos, Corsan Corviam, Esuco y Supercemento;  la de Electroingeniería, Constructora OAS, CPC e Hidrocuyo; las de Industria Metalúrgica Pescarmona; y la de José Cartellone Construcciones y constructora Norberto Odebrecht.
 
Unos días más tarde, el 16 de junio de 2009, desde la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció públicamente  la firma  del decreto reglamentario de la «Ley de promoción de las inversiones en bienes de capital y obras de infraestructura», que contemplaba garantías de financiamiento para Chihuido I.
 
El 30 de julio del mismo año, se abrieron los  sobres N° 2 con las ofertas económico-financieras para la construcción de la obra. A fines de diciembre, la comisión evaluadora difundió un orden de mérito en base a las variables consideradas en los pliegos de la licitación, donde la unión transitoria de empresas liderada por Electroingeniería tenía el primer lugar. Ese ordenamiento recibió objeciones de otras firmas oferentes.

Comenta la noticia


Directora: Cynthia Chiappari | E-mail: prensapuradigital@gmail.com | Whatsapp: (0294) 154247182 / Redes Sociales: Facebook// Instagram// Linkedin// Twitter// #DESDE 2010, CON VOS. INFORMÁNDOTE.

Acceder / Diseño web por Prensa Pura Digital