España es la excepción a la regla

Publicado por on Jun 7th, 2010 y archivado en Cultura. Sigue las actualizaciones de esta noticia mediante RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta a esta noticia.

Siempre que se habla de las selecciones que son potencias a nivel futbolístico, ya sea a nivel sudamericano o a nivel europeo, se habla de países que han conquistado el trono mundialista aunque sea en una ocasión. Pero en este mar de nombres hay uno que es la excepción: España.

A pesar de que cuenta con una de las ligas más competitivas del mundo, con tradición y con el mejor equipo del Siglo XX según la FIFA, el Real Madrid, la selección española de fútbol no ha logrado ganar un Mundial desde su primera participación en 1934.

Podría hablarse de una especie de maldición, que este año parece estar destinada a acabarse por el potencial que demostró en las eliminatorias europeas, los partidos amistosos y sobre todo por la consecución de la Eurocopa en 2008.

Un técnico con experiencia y ganador como Vicente Del Bosque y un equipo repleto de estrellas aparentan ser la solución y la expectativa que surge en la sociedad futbolera de la península ibérica en torno a este seleccionado es realmente asombrosa. Afición y periodismo están sumidos en una confianza absoluta.

La Roja llega en su mejor momento para intentar levantar el tan ansiado trofeo. Fueron 12 las participaciones de España en los Mundiales siendo un estoico cuarto puesto el mejor resultado en su historia, en la Copa del Mundo de 1950 celebrada en Brasil.

Pero el pasado es historia y el presente, ahora.

Fernando Torres, Xavi, Iniesta, Puyol, Casillas, Villa y Cesc Fábregas son algunos de los nombres de peso de “La Furia”. Figuras internacionales que brillan en sus equipos y que ahora deben conducir a España por el sendero del triunfo y el éxito. Como si fuera poco, y si sirve como motivación extra, el seleccionado español ocupa la primera posición en el Ranking Mundial de la FIFA, por delante de Brasil.

Pero hablemos de las bases, de esas que le dan el estilo propio que propone y que caracterizan el buen fútbol que despliega. Con varios aportes del mejor equipo del mundo, el Barcelona, como Puyol, Busquets, Pique, Iniesta y Xavi construye un cimiento sólido, condimentado con jugadores consagrados como Torres, goleador incansable, o Fábregas, que ha sabido madurar para ser el capitán del Arsenal inglés y conducirlo sin perder su esencia.

Si sumamos a esto a un arquero con experiencia y asentado como Iker Casillas y a sus compañeros del Real Madrid; Arbeloa, Albiol, Sergio Ramos y Xabi Alonso, que juegan en el máximo nivel, al igual que el tridente letal del Valencia; Villa, Mata y Silva, sin dudas los españoles tienen motivos suficientes para soñar con la gloria en Sudáfrica.

El sendero divino

Si analizamos el camino que atravesó España hasta llegar a los días previos al Mundial, nos encontramos con cifras asombrosas. En las eliminatorias europeas, por ejemplo, no cedió ni siquiera un punto y finalizó en el primer puesto del Grupo 6 con 28 goles a favor y tan sólo 5 en contra. Es cierto que España gozó de un grupo muy accesible en el que se enfrentó con Turquía, Bélgica, Bosnia-Herzegovina, Armenia y Estonia, pero también se destacó en los encuentros que disputó ante las potencias de Europa y América.
Desde 2006 a esta parte, España ha jugado dos veces contra Argentina, dos contra Inglaterra, dos ante Francia, dos con Rusia, otras dos contra Italia y una vez ante Alemania. De esos once partidos, ha ganado diez y solamente ha empatado uno (ante Italia en cuartos de final de la Eurocopa y lo venció luego por penales), marcando diecinueve goles y recibiendo sólo tres.

Como último antecedente tenemos la Copa Confederaciones de 2009, en la que se despidió en las semifinales tras caer ante los Estados Unidos por 2-0 y que significó una llamada de atención para los sueños hispanos calificada por Del Bosque como un “pequeño paso atrás”.

Aún así, la esperanza permanece intacta por los resultados obtenidos en la clasificación, por el brillo que exhiben sus estrellas en sus respectivas ligas y por el nivel futbolístico que expresa el seleccionado en cada presentación.

Un camino al trono que según vemos, parece inexorable. Que aparenta conducirlo al triunfo merecido, al éxito seguro. Pero vale también recordar que desde 1930, año en que comenzaron a jugarse los mundiales, jamás un equipo europeo conquistó la Copa del Mundo fuera del viejo continente.

Esta es sin duda una prueba de fuego que tienen los españoles de hacerse con el título. Una inmejorable ocasión para demostrar que ellos también son potencia a nivel mundial.

«El fútbol es cruel con los que se creen muy buenos», aseguró el director técnico Del Bosque, quien siempre remarca la importancia de “no dormirse en los laureles” recordando el Mundial de Alemania 2006 en el que España arrasó en la fase de grupos con facilidad y confianza y luego cayó estrepitosamente ante Francia por 3-1 en octavos de final por la culpa de un brillante Zinedine Zidane.

Sin duda esta vez “La Roja” llega con otra etiqueta. Desembarca en Sudáfrica desde un principio con una cuota elevada de favoritismo. En un Grupo H que tiene como máximo rival a Chile, de brillante eliminatoria en Sudamérica, un sorprendente Honduras, que quiere dar la campanada y a Suiza, que por lo bajo lideró el Grupo 2 de las eliminatorias europeas, con seis encuentros ganados, tres empatados y uno solo perdido.

El ansiado debut será el 16 de junio en Durban ante el seleccionado suizo, luego tocará el turno de Honduras el día 21 en Johannesburgo para culminar la fase de grupos ante Chile en Pretoria el 25.

Si logra el pasaje, tocará cruzarse con el Grupo G, sin dudas el más complicado en la previa. El duro Costa de Marfil, el ascendente Portugal de Cristiano Ronaldo y sobre todo el poderoso Brasil, representan una amenaza a las esperanzas de España en el sendero del triunfo.

En esa instancia deberá sortear los obstáculos y sacar a relucir ese fútbol de toque y clase que lo llevaron a ser uno de los grandes favoritos.

Lista de campeón

A pesar que las estrellas ya tenían reservado un boleto a Sudáfrica, la lista 23 convocados de España para el Mundial se cerró con algunos cambios de último momento. Algunas incógnitas en torno a los delanteros y algunas cuestiones con los otros puestos se develaron y fueron sorpresa para muchos.

El portero del Barcelona Víctor Valdés, con la valla menos vencida en la Liga en 2009 y 2010, encontró su lugar de tercer arquero por encima del portero del Villarreal Diego López y del relegado Palop, del Sevilla.

En lo que refiere a los delanteros, el jugador del Sevilla Jesús Navas se afianzó merecidamente en la lista mientras que uno de los atacantes que entró a último momento fue Pedro, del Barcelona. El de Tenerife culminó una gran temporada y consiguió el tan ansiado pasaje gracias a su aporte goleador.
Por su parte, quién ganó la cuerda para hacerse con el puesto de segundo delantero centro fue Fernando Llorente, atacante del Athletic de Bilbao, quien peleaba con Álvaro Negredo, del Sevilla.

Del Bosque aseguró que convocó a sus mejores guerreros y que le sobran motivos para creer que son los adecuados para ir en busca de la Copa del Mundo.

El de 2010 puede ser el Mundial que quedará en manos de España. Los demás candidatos mirarán de reojo las actuaciones de “La Furia” y el mundo del fútbol estará pendiente de los encuentros que lo tengan como protagonista.

Todo puede suceder en Sudáfrica, los aires de exitismo, el rótulo de favorito y las ansias de gloria tienen a España al acecho. Pero el fútbol es impredecible, y habrá que esperar para que éste dicte sentencia.

Comenta la noticia

Publicidad

Últimos comentarios


Directora: Cynthia Chiappari | E-mail: prensapuradigital@gmail.com | Whatsapp: (0294) 154247182 / Redes Sociales: Facebook// Instagram// Linkedin// Twitter// #DESDE 2010, CON VOS. INFORMÁNDOTE.

Acceder / Diseño web por Prensa Pura Digital