¿Cuánto suma una buena canción a la estrategia de marketing de una marca?

Publicado por on May 31st, 2010 y archivado en Marketing. Sigue las actualizaciones de esta noticia mediante RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta a esta noticia.

Con alto impacto auditivo, la música es una de las mejores aliadas para llamar a los recuerdos. Un caso reciente es el de Coca-Cola, cuyo tema musical pensado para el Mundial de fútbol tomó vuelo propio y se convirtió en el himno de la Copa. Qué opinan los expertos.

Sin duda alguna, la unión entre la música y el marketing es una estrategia que garantiza efectividad para la publicidad.

En todas las categorías de productos se recurre a la musicalización para darle vida a un comercial y ya hay asociaciones indiscutidas.

Sin embargo, los resultados no siempre son exitosos. En algunos casos, la canción pasa totalmente desapercibida, mientras que en otros se «devora» a la misma marca.

La última campaña pensada por Coca Cola para el Mundial de fútbol es uno de los casos más notables de los últimos meses. Celebration, el tema donde participan los cantantes David Bisbal y K’naan, se convirtió en la música más reconocida a la hora de hablar de la Copa.

El impacto es tal que hasta otras compañías, programas televisivos y la radio en general, la tomaron como eje para ir creando el clima ideal antes del desembarco en Sudáfrica.

Aportes
Aunque no es fácil lograrlo, las marcas que aciertan en los temas elegidos tienen más ventajas que desventajas.

Según una investigación de Zonaplannig.com.ar, empresa de planeamiento estratégico dirigida por Eduardo Sallenave, “la música es un sentimiento que une e identifica, representa una época, una marca, un momento o una historia”.

En el mundo del marketing, se considera que sirve para producir diferentes sensaciones en el espectador, evocando recuerdos y emociones.

Según Sallenave, hay cinco claves para tener en cuenta. Estas son:

  • Valores
  • Pregnancia
  • Memoria
  • Atención
  • Marca

En el primer caso, son importantes porque la música remarca un aspecto visual, complementando el sentido de las imágenes.

En cuanto a la pregnancia, la combinación de las imágenes con el sonido constituye uno de los principales llamados de atención del espectador.

La memoria es otro punto clave de la asociación entre marcas y música, ya que, algunos temas permanecen en la mente del espectador debido a la combinación de estructuras musicales similares.

La atención, otro elemento que ayuda a rememorar, también es en el caso de la audición diferente a lo visual. “Los oídos no pueden cerrarse, por esto la música genera un llamado de atención mayor”, comentaron en zonaplanning.com.ar.

Por último, sirve para representar a la marca, a tal punto que luego de escucharse el tema, puede quedar totalmente identificado con el logotipo del producto.

Efecto
Los expertos sostienen que, por medio de la música, se puede provocar a los usuarios, alcanzando un proceso de identificación y contagiando el espíritu de una marca fijando el recuerdo.

“Como forma de comunicación genera sentimientos y expresa o sugiere acciones en los que la están escuchando. Es por esto que tiene una estrecha relación con la marca”, explicó Sallenave.

De acuerdo al tipo de producto y el tema musical elegido, el impacto en el target va a ser diferente.

En niños, el canto ayuda al desarrollo cerebral, mejora el concepto de tiempo y espacio y desarrolla las habilidades manuales.

En los adolescentes, se considera que, la música melódica, ayuda a tener una mejor comprensión de las matemáticas y las ciencias.

En los adultos, es de gran utilidad para curar enfermedades psicosomáticas.

Casos
Las marcas que mejor han sabido explotar en la Argentina las canciones han sido las bebidas, especialmente Quilmes y Coca Cola, que cada verano lanzan alguna propuesta “pegadiza”, que logra impactar en todo el público.

Sin embargo, en todos los rubros hay sorpresas. Hace algunos años atrás, CTI sorprendió con su campaña basada en el concepto “que te claven la sombrilla”, el cual se convirtió en uno de los temas musicales más recordados.

En otros casos, se recurre a temas totalmente conocidos, pero que, gracias a la buena combinación con las imágenes, también se vuelven casi un mismo objeto con la marca.

Quilmes, en una de sus tantas apuestas, lo logró en una campaña vinculada al fútbol, donde utilizó el tema «No me arrepiento de este amor».

Otros casos van más allá del uso de una música en particular, y ésta se convierte en parte misma del producto. Es el caso de la automotriz Fiat, que utilizó para una versión exclusiva del Palio el nombre Groove y creó un site especial para que la gente de vida a su propia música.

La palabra Groove, aplicada a la música, proviene de la expresión In the groove(literalmente, en el surco), frase aparecida en los años ´30, en pleno auge del Swing, para designar una forma de tocar con estilo animado y bailable. Se aplica preferentemente a la de origen funk o soul.

Desde los años ´90, se utiliza Groove, también, para nombrar el continuo creado por una composición rítmica o un set de canciones, con el fin de favorecer un ambiente fluido e ininterrumpido de baile.

Con esta idea, creada por Leo Burnett, se logró un paso más en la asociación entre marketing y música.

Comenta la noticia


Directora: Cynthia Chiappari | E-mail: prensapuradigital@gmail.com | Whatsapp: (0294) 154247182 / Redes Sociales: Facebook// Instagram// Linkedin// Twitter// #DESDE 2010, CON VOS. INFORMÁNDOTE.

Acceder / Diseño web por Prensa Pura Digital