Orientación Vocacional y Ocupacional

Publicado por on Abr 20th, 2010 y archivado en Cultura. Sigue las actualizaciones de esta noticia mediante RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta a esta noticia.

Lic. Mónica Squillacioti

MPN 721

El tema vocacional y ocupacional es tan antiguo como el hombre mismo. Pensemos en nuestros abuelos, y nuestros bisabuelos.  Por lo general, ellos, tenían destinado el oficio de sus padres que transmitían su quehacer  con gran sabiduría  de generación en generación… y en el mejor de los casos, provocaba mucho orgullo.

La Orientación Vocacional y Ocupacional como práctica profesional y en tanto conjunto de teorías y técnicas, comenzó con la revolución industrial y el capitalismo y con ellos el cambio de sentido de la vida y el lugar del hombre en el mundo.

Cuando un joven está culminando 5° año se encuentra con que muchas cosas cambian. Se enfrenta a la pregunta ineludible ¿qué va a hacer de su vida? ¿Seguir estudiando? ¿Trabajar? ¿Y ahora qué?  Se trata de  un sujeto que se pregunta sobre sí mismo y su lugar en la sociedad y aunque no lo sepa conscientemente, sabe más de su persona que cualquier otra.

Lo vocacional es, sin duda alguna, el resultado de una compleja trama de variables sociales y subjetivas. Dichas variables se encuentran estrechamente ligadas al contexto económico, político y cultural que establecen formas particulares de organización del trabajo, del aparato productivo y del sistema educativo en cada sociedad y  en cada momento histórico.

Por otro lado los medios de comunicación ocupan un lugar sumamente importante dentro de las variables sociales, acompañando los procesos de socialización y modificando los imaginarios: ofrecen referentes sociales de éxito o fracaso acompañados de fórmulas sencillas para alcanzarlos; valores y modelos tan alejados de la realidad que generan frustración cuando no se pueden alcanzar.

Y frente al entrecruzamiento de discursos, se encuentra el joven en una especie de momento de elección tortuoso.  Joven que no tiene las características del joven que fuimos nosotros… como tampoco nosotros fuimos los mismos jóvenes que fueron nuestros padres ni nuestros abuelos.  Por esta razón debemos dejar de añorar la certidumbre que podía brindar un padre al enseñarle el oficio que había aprendido de su propio padre y que mucho tenía que ver con los procesos económicos y socio culturales del país. Pero si podemos ofrecer otra cara de la certidumbre: que como adultos, familia, docentes etc vamos a acompañarlos, aconsejando y sosteniéndolos en el nuevo camino que emprenden.

En la actualidad la incertidumbre es enorme, todos queremos algún tipo de garantía para sentirnos menos temerosos, ansiosos y angustiados. La realidad querido lector es que nunca las hubo…  y menos en este mundo de la postmodernidad que nos toca vivir. Pero si nos permitimos pensar que no hay un “objeto elegido de una vez y para siempre”… y que nuestra vida se trata de sucesivas elecciones, quizás podremos aliviar el peso insoportable que sienten los jóvenes a la hora de elegir un trabajo, un estudio terciario o universitario, un estilo de vida etc.  Y de esa forma hacer del momento de elección un proceso un poco más distendido, agradable y no por eso menos responsable; en todo caso prestar más atención al deseo de “querer ser” que es el que nos va a guiar en el camino.

Frente a la incertidumbre, es mejor transitar la  nueva elección vocacional (solo es un paso más dentro de un proyecto de vida) advertidos de nuestros temores, ansiedades y otras tantas cosas… pero eso no es garantía de que la carrera que elija sea la que me va a deparar todo aquello que por el momento “son fantasías o sueños”. Me pregunto ¿educar en orientación vocacional? Si,  y a esto me refiero cuando hablo de estar advertido de algunas cuestiones, educar en cuanto a desarrollo de competencias que favorezcan la incorporación al mercado de trabajo y/o a la prosecución de estudios y que permiten el desarrollo de la confianza en uno mismo. Educar también en la  información necesaria a tener en cuenta en la elección, mediante la cual  el orientado se apropia y reconstruye significados culturales que tienen que ver con los roles ocupacionales, la valoración social de las profesiones y las áreas de trabajo. Dicha educación permite bajar los niveles de ansiedad y angustia frente a lo desconocido.

Por qué no pensar que la elección  de un estudio superior, al igual que el estudio secundario, es un puente, un camino para llegar a un objetivo.  Cada persona, consciente o inconscientemente, va construyendo su proyecto de vida desde los inicios del aprendizaje, solo que no nos detenemos con frecuencia a mirar hacia atrás para analizar acerca de las elecciones que hicimos. Por tal motivo sostengo que la vocación de toda persona es a una construcción subjetiva, que puede prolongarse en toda su vida, laboriosa, cargadas de vicisitudes e influencias profundamente arraigadas, que exigen una confrontación constante a diferentes elecciones. De esta forma ¿no se le quita un poco de peso a  esta elección particular, en un momento de tantos cambios en la vida de un joven?

Para concluir tomo palabras del filósofo Paul Sartre “que hacemos con lo que hicieron de nosotros”… Es decir que si el joven es el advenimiento de un proceso de construcción histórica de los vínculos actuales y pasados, mandatos familiares, mandatos sociales, necesidades  socioeconómicas personales e impuestas por la sociedad (el país necesita más ingenieros!)  dentro de la responsabilidad que le cabe como individuo ¿Que puede hacer con todo ese bagaje… nada sencillo, no? Por tal motivo necesitan el referente de nosotros, los adultos, que los contengamos y acompañemos en el nuevo camino a seguir.

La tarea del psicólogo como orientador debe direccionarse hacia el encuentro con el deseo para que el sujeto pueda “compatibilizarlo” con su entorno socioeconómico en el momento de la elección vocacional.

1 Respuesta en la noticia “Orientación Vocacional y Ocupacional”

  1. cristina dice:

    MUY BUENA NOTA,INTERESANTE PARA LEER PADRES E HIJOS-

Comenta la noticia


Directora: Cynthia Chiappari | E-mail: prensapuradigital@gmail.com | Whatsapp: (0294) 154247182 / Redes Sociales: Facebook// Instagram// Linkedin// Twitter// #DESDE 2010, CON VOS. INFORMÁNDOTE.

Acceder / Diseño web por Prensa Pura Digital