El Futuro Llegó Hace Rato…

Publicado por on Mar 14th, 2010 y archivado en LOCAL Y REGIONAL. Sigue las actualizaciones de esta noticia mediante RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta a esta noticia.

Por Moira Arévalo Bustos.

Tsunami en Indonesia, diciembre de  2004. Tsunami en Samoa, septiembre de 2009. Terremoto en Haití, enero de 2010. Terremoto en Chile, febrero de 2010. Tormentas de nieve que hielan Europa. Temperaturas que superan los 40 grados centígrados en el verano centroamericano. Todas “T”: Todas Tragedias. El futuro llegó hace rato.

La Tierra advirtió y fue desoída. Ahora sangra por las heridas abiertas por el efecto invernadero.

El término efecto invernadero hace referencia al fenómeno por el cual la Tierra se mantiene caliente debido a que los gases contaminantes (o de invernadero), como el dióxido de carbono, provocan que la energía solar quede atrapada en la atmósfera. Y sólo basta con una leve modificación de la temperatura para que se rompa el delicado equilibrio de la naturaleza.

En la medida en que el planeta se calienta, los cascos polares se derriten. Además el calor del sol, cuando llega a los polos, es reflejado nuevamente hacia el espacio. Con esto, se evaporará más agua de los océanos, y en otros lados habrá lluvias torrenciales, inundaciones y otros desastres naturales. Este calentamiento excede la capacidad de migración de comunidades naturales, resultando una destrucción sin reemplazo y un empobrecimiento de los ecosistemas, pérdida de especies y en definitiva,  pérdida de la capacidad de la Tierra para soportar vida.

Sin embargo, hay muchos fenómenos de gran alcance cuya evolución frente al cambio climático es incierta, por ejemplo, las consecuencias de un Océano Ártico sin hielo sobre las corrientes marinas y su influencia en la industria pesquera, o el probable desplazamiento de enfermedades tropicales hacia otras zonas de la Tierra. Ejemplos como la malaria y el dengue podrían extenderse sobre una mayor proporción de la superficie de la Tierra, afectando a millones de personas que hoy se encuentran fuera de sus áreas de influencia.
El efecto invernadero ha sido así transformado por el hombre en una amenaza a su propia seguridad. Los más afectados serán los más pobres, los que son víctimas de la injusticia social, los marginados económicos, los que soportan más directamente el impacto de la degradación ambiental. Esto es, la mayor parte de la humanidad.

La única defensa razonable ante el cambio climático es la reducción drástica de emisiones de dióxido de carbono cambiando el sistema energético y por lo  tanto el económico, renunciando a la devoradora filosofía de desarrollo sin limites. Todos podemos colaborar para que esto suceda: cambiando los focos de luz tradicionales por los de bajo consumo que utilizan 60% menos electricidad, este cambio reduciría la emisión de dióxido de carbono en 140 kilos al año. Ajustando la calefacción y el aire acondicionado se podrían ahorrar unos 900 kilos de dióxido de carbono al año. Usando menos el automóvil y más la bicicleta, compartiendo el vehículo, usando el transporte público; ya que reduciendo  el uso del vehículo propio en 15 kilómetros semanales se evita la emisión de 230 kilos de dióxido de carbono al año. Plantando árboles; una hectárea de árboles  elimina a lo largo de un año, la misma cantidad de dióxido de carbono que producen cuatro familias en ese mismo tiempo. Un solo árbol elimina una tonelada de dióxido de carbono a lo largo de su vida.

El cambio está en nuestras manos porque ayer no lo hicimos y mañana es tarde, ahora es el momento. Definitivamente, el futuro llegó hace rato.

1 Respuesta en la noticia “El Futuro Llegó Hace Rato…”

  1. Valeria dice:

    Muy buena Nota!!!!!! EL cambio empieza por nosotros!!!!

Comenta la noticia

Publicidad

Últimos comentarios


Directora: Cynthia Chiappari | E-mail: prensapuradigital@gmail.com | Whatsapp: (0294) 154247182 / Redes Sociales: Facebook// Instagram// Linkedin// Twitter// #DESDE 2010, CON VOS. INFORMÁNDOTE.

Acceder / Diseño web por Prensa Pura Digital